Localización

El asentamiento íbero-romano de El Palao se sitúa a unos cuatro kilómetros al Suroeste de la ciudad de Alcañiz, en el ángulo que conforman la carretera
A-2405 y la carretera N-211 en dirección a Teruel. El yacimiento se sitúa sobre un estratégico cerro que destaca claramente de su entorno inmediato, siendo perfectamente visible desde un extenso radio de distancia. Para acceder al lugar habrá que tomar la carretera N-211 y a la altura del km. 238,1 desviarse en dirección a Castelserás. Tras ascender una pequeña cuesta durante unos 400 m. a la derecha se encuentra una pista señalizada en buen estado que nos permite, tras pasar junto a un gran corral de ganado, llegar hasta la misma base del yacimiento.

 
 
Descripción
El asentamiento de El Palao constituye el enclave urbano de mayor tamaño existente en el territorio del Bajo Aragón en época íbero-romana y está apenas excavado. El poblado se asienta sobre un estratégico cerro amesetado y aislado desde el que se domina un extenso territorio. En la cima aparecen dos sectores separados por un camino-foso que da acceso a un amplio espacio, actualmente en fase de excavación, que pudo hacer las funciones de plaza. En las distintas excavaciones realizadas hasta el momento se han descubierto importantes estructuras constructivas, algunas de carácter monumental, como una gran cisterna, un área de posibles templos o edificios públicos, un torreón y otras todavía por determinar. De El Palao procede, además, un extraordinario conjunto de piezas de escultura de bulto redondo (caballos, cabeza humana) y estelas funerarias cuya presencia parece resaltar la importancia de este enclave urbano que muy posiblemente debió ejercer las funciones de “capitalidad” de este territorio en época ibero-romana, habiendo sido asociado por algunos investigadores con la ciudad de Osicerda / Usekerte mencionada en las fuentes antiguas.

El yacimiento es conocido desde principios del siglo XX y ha sido objeto de distintas fases de excavaciones dirigidas por V. Bardavíu y R. Thouvenot en 1928, Francisco Marco entre 1978-1985 y actualmente, en una nueva fase de trabajos iniciados en 2003, por Francisco Marco, Pierre Moret y José Antonio Benavente.
Cronología
En El Palao se han encontrado materiales y estructuras que permiten confirmar su ocupación, probablemente ininterrumpida, desde el siglo VII a.C., hasta el siglo III d.C.