Iberos en el Bajo Aragón

El Taratrato| Alcañiz

Se trata de un interesante poblado del ibérico pleno que fue excavado en su práctica totalidad entre los años 1924 y 1925 por Pierre Paris y Mosén Vicente Bardavíu. El Taratrato constituye un magnífico ejemplo de poblado de calle central con unas 40 viviendas dispuestas en dos alineaciones paralelas con sus puertas de acceso orientadas hacia el espacio alargado o calle creada entre ellas. Las traseras de estas alineaciones de casas conformaban un muro continuo a modo de muralla. En el acceso principal al poblado se construyó una gran torre defensiva de planta cuadrangular. Las excavaciones realizadas en este yacimiento pusieron al descubierto la intensa actividad agrícola de sus habitantes especialmente relacionada con el cultivo de cereales. Fueron muy abundantes los hallazgos de molinos de mano (circulares y de vaivén) presentes en casi todas las casas destacando especialmente el descubrimiento de una habitación con cuatro grandes molinos que fue considerado por sus excavadores como un posible “molino y panadería” si bien no se detectó la presencia de ningún horno. Posiblemente los excedentes de esta abundante producción de cereales fueron intercambiados por otros productos manufacturados de lujo algunos de los cuales, como varias cerámicas griegas realizadas en la primera mitad del siglo IV a.C., han aparecido en el yacimiento.

Cronología
El poblado de El Taratrato, que fue destruido violentamente por un incendio, fue ocupado entre los siglos V y IV a.C.

El poblado ibérico de El Taratrato se sitúa sobre un pequeño cerro de cima amesetada próximo a la margen izquierda del río Regallo, a unos 15 km al Oeste de Alcañiz. Puede accederse al yacimiento tomando un camino en buen estado y señalizado, de poco más de 1 kilómetro de longitud, que parte de la carretera N-232 a la altura del km 148,600 en su margen izquierdo. Junto al yacimiento se ha habilitado una pequeña zona de aparcamiento de vehículos. Justo frente al poblado de El Taratrato, al otro lado de la carretera N-232, se encuentra un restaurante en el que se pueden degustar comidas de inspiración ibérica.

Ver yacimiento en el visor de SITAR

aviso legal
política de privacidad
Creado por Espacio Civán