Iberos en el Bajo Aragón

El Cabo (Parque arqueológico)| Andorra

Descripción
El Parque arqueológico de El Cabo tiene su base en la recreación a escala natural de un poblado ibérico de calle central, ya desaparecido, con unas cuarenta casas de planta rectangular de unos 20-25 m2 de superficie, subdivididas a menudo en pequeños espacios interiores. Con toda probabilidad estas viviendas tenían dos plantas o, al menos, un altillo superior. El poblado tenía un recinto amurallado con un grueso paramento escalonado en la parte más baja del mismo, torreones defensivos, una estrecha entrada en recodo y un camino de ronda perimetral con algunos accesos desde el exterior. En la parte más elevada del poblado se ubican los dos espacios de mayores dimensiones, probablemente la vivienda de la familia principal del asentamiento y junto a ella una amplia dependencia, quizás de uso público o destinada a almacén.

El poblado de El Cabo, excavado por J.A. Benavente y F. Galve, está siendo objeto de reconstrucción y recreación desde el año 2000 mediante programas formativos para jóvenes financiados por el INAEM y forma parte de un innovador complejo arqueológico que contará, además, con un Centro de Visitantes y un área de arqueología experimental actualmente en fase de construcción.

Cronología
El asentamiento de El Cabo debió construirse, ocuparse y abandonarse en un periodo de tiempo bastante reducido, tan sólo de unas pocas décadas, en torno a mediados del siglo V a.C.

El antiguo poblado de El Cabo se localizaba a unos dos kilómetros al Oeste de la localidad turolense de Andorra, en lo alto de una cuesta que dominaba las cabeceras de la Val de Ariño y el río Regallo. Tras su excavación completa en 1999 fue destruido por los movimientos de tierras de una explotación minera de carbón a cielo abierto. Poco antes de su destrucción se numeraron y trasladaron los elementos constructivos más significativos (apoyos de poste, rampas de acceso, muros interiores...) para proceder a la reconstrucción del poblado junto al Parque de S. Macario, situado en el cerro que domina la localidad. Al Parque arqueológico puede accederse por dos vías señalizadas: una, desde el centro urbano en continuo ascenso hasta la cima del cerro de San Macario, y otra, partiendo desde la carretera en dirección a Alloza a la altura del kilómetro 1,9. Tras cruzar parte del núcleo urbano habrá que continuar por una pista de tierra señalizada que, tras unos 3 kilómetros, nos conducirá hasta el poblado reconstruido.

Ver yacimiento en el visor de SITAR

aviso legal
política de privacidad
Creado por Espacio Civán